Ven a la cama
y cántame flojito.

Cántame como solo tú sabes
arrancándome las dudas
y perdonándome esos (d)años que pasaron.

No me dejes
follándome al pasado
no ahora
que al final te tengo tan adentro.

No nos tires por la borda
tú no eres así
tú peleas hasta el final
que nos conocemos.
No te desenamores conmigo.
No te desenamores de mí.

No te vayas
por favor
no te vayas…

Quédate conmigo
hasta que se suavicen los portazos
y las heridas cicatricen de placer.

La distancia me romperá
lo sé
lo estoy viendo…

Te irás
y me verán rota
y no podrán arreglarme

no sin esa caja de herramientas
que solo tú tienes
para los peores momentos de la vida.

Ábreme de puertas y ventanas
ahora
que aún estás aquí.
No quiero perderte
te quiero aquí
conmigo.

Por favor
no me mires así
no me hagas llorar
abrázame
hasta el final.

¿Por qué me dueles tanto,
si nos conocemos desde hace tan poco?

Somos el mejor equipo de la liga
y lo sabes
¿Por qué te vas si lo sabes?

Vale
te entiendo
no me quieres perdonar
lo sé
¿Quién querría con el daño que te hice?
¿Quién querría con el daño que doy sin avisar?
Está bien
vete si quieres
hazlo rápido
y sin anestesia.
No me sigas dejando
volver atrás.

Estaré bien
de verdad
no te preocupes
vete
solo vete…

Pero antes
por favor
espera
¿te puedo pedir una última cosa?

Cántame por última vez.
Cántame como solo tú sabes.

Porque un día esa canción será
la brújula que me haga encontrar
el camino hacia otro futuro
aquel
en el que vuelva(s)
a enamorarme.

 

 

Relatos cortos y poemas relacionados: